ULTRASONIDO OBSTÉTRICO

DIÁGNOSTICO POR IMAGEN



Un ultrasonido obstétrico es un estudio médico que provee imágenes del útero y los ovarios, al igual que de un embrión o feto, así como de la placenta, el útero, cuello del útero y líquido amniótico. Es el método más seguro para conocer el estado general del embarazo y según las semanas de gestación, tiene sus indicaciones específicas. El examen es de tipo imagenológico, es decir, que a través de ondas sonoras permite ver el desarrollo del feto dentro del útero de la madre. Además, también es utilizado para ver los órganos pélvicos de la madre durante su embarazo.

Existen dos clasificaciones de ultrasonidos dentro de la obstetricia: el ultrasonido transvaginal y el transabdominal.

ULTRASONIDO TRANSABDOMINAL

Este procedimiento es el tipo de ultrasonido más conocido, que se usa para examinar los órganos del abdomen. Se presiona firmemente contra la piel del abdomen un transductor de ecos (sonda). Las ondas sonoras de alta energía del transductor rebotan en los tejidos y crean ecos. Los ecos se envían a una computadora que produce una imagen que se llama ecograma. Al hacer este procedimiento, se pueden ver imágenes a través de un monitor, que muestra al bebé, la posición en que se encuentra, sus movimientos. Es útil para la detección de alteraciones cromosomicas y malformaciones fetales y determina el sexo del bebé en manos expertas.

ULTRASONIDO TRANSVAGINAL

El ultrasonido transvaginal es un método para captar imágenes del aparato genital en las mujeres. Se inserta una sonda manual directo a la vagina. Se mueve la sonda dentro de la cavidad vaginal para captar las estructuras pélvicas a la vez que se observan imágenes de ultrasonido en un monitor. Esta prueba puede realizarse para evaluar mujeres con problemas de infertilidad, sangrado anormal, fuentes de dolores inexplicables, malformaciones congénitas del útero y ovarios y posibles tumores e infección. Suele utilizarse para la identificación de embarazos intrauterinos, embarazos ectópicos y anomalías en útero o placenta que no se puedan detectar con un ultrasonido convencional. El ultrasonido transvaginal resulta útil en el embarazo temprano menor de 3 semanas.